Main menu:

Últimos posts

Comentarios recientes

Calendario

April 2014
M T W T F S S
« Oct    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Síguenos en facebook

Y en Twitter

Seguir a madresmodernas en Twitter

Conseguir un asiento estando embarazada, misión imposible

Existen asientos reservados en metro, autobús y tren para mujeres embarazadas. O por lo menos eso quiere indicar el icono de una mujer con una imponente barriga. Pero al parecer la mayoría de los usuarios del transporte público parece no entender el mensaje.

Seguro que a todas os ha pasado. Llegas exhausta a la parada de autobús, hace calor y te sientes especialmente pesada. Rezas para que el autobús no vaya a tope y tengas que hacer equilibrios hasta alcanzar un asiento en el que quepas tú y tu barriga sin hacer demasiados esfuerzos. Para hacer la aventura más complicada,  sueles llevar alguna bolsa de más por los recaditos de última hora que no se sabe por qué, siempre te tocan a ti.

Todos los asientos digamos “normales” están ocupados. Buscas en los asientos reservados pero tampoco hay suerte. De pronto, todo el mundo parece interesadísimo en lo que ocurre fuera del autobús porque nadie quita la mirada del cristal. Bien, habrá que hacerse ver. Abres tu chaqueta o muestras claramente la barriga a la gente a ver qué alma caritativa se levanta. Pero eso no parece funcionar.

Dos  chicas de unos dieciséis años con auriculares puestos ocupan los asientos reservados sin el menor sentido de culpabilidad. Un hombre con traje y corbata habla con su smart phone mientras te pisa justo el día que llevas sandalias. El autobús frena bruscamente y tú sigues buscando dónde sentarte mientras te agarras a la barra cual go go de discoteca (salvo que tú cuerpo y tu elasticidad no se parecen precisamente).

Te decides a actuar y justo cuando vas a decir “disculpe pero estoy embarazada…”, se te acerca un niño que no llega a los ocho años y con una madurez exquisita te dice, “perdone señora, siéntese en mi asiento”. Lo de “señora” con treinta y pico ya choca, pero que además sea un niño tan pequeño y con tan buena educación te deja perpleja.

Sin duda, felicitar al niño y a sus padres. Qué bonito sería el mundo si todos educáramos a nuestros hijos a respetar siempre a los demás. Por otra parte, es triste que hoy en día lo sorprendente sea encontrar niños bien educados. Y es que al final la educación no es cuestión de edad, ni de generaciones. Es algo que se lleva dentro gracias a la perseverancia de los padres.

Write a comment